En un magnífico inmueble, de estilo clásico, en el corazón de Chamberí, en una de las calles más elegantes, tranquilas y nobles de la capital, junto al Paseo de la Castellana, puente de Juan Bravo, glorieta de Rubén Darío. Casi en frente del magnífico edificio del Defensor del Pueblo.

Con una distribución que hasta la fecha ha venido utilizándose como oficina, y es la siguiente: entramos a un amplio hall de entrada o estupendo recibidor, desde aquí podemos acceder a una estupenda sala que ha hecho las veces de sala de Juntas y da sobre la propia calle Fortuny, que se ubica en la fachada principal del edificio, con bonitos ventanales, el resto de estancias de la vivienda tienen orientación sur. Consta de 4 amplias habitaciones que se han venido utilizando como despachos y muchas y diferentes estancias que podrían tener distintos usos. Merece la pena las calidades del edificio, de excelente construcción de 1820, con bonita fachada clásica del siglo XIX, y un elegante portal que dota a la oficina de categoría y distinción. El inmueble dispone de portero físico, así como de ascensor. Espectacular inmueble con distintas posibilidades de usos, con una distribución muy funcional y cómoda. Con licencia y actividad actual para oficina. Dispone de una zona de administración para varios puestos de trabajo y tres baños. 
La cuenta con aire acondicionado. Y dispone de una entrada independiente.

320 m², 5 hab, 1ª planta exterior con ascensor

Precio de venta: 2.300.000 €

1/24